ENVÍO GRATIS EN 24-72H ¿Tienes dudas? Teléfono o Whatsapp 637 304 105.
ENVÍO GRATIS EN 24-72H ¿Tienes dudas? Teléfono o Whatsapp 637 304 105.
Warenkorb 0

Piscomotricidad infantil. Inicios e importancia.

El concepto de psicomotricidad no está claramente definido, puesto que poco a poco se incluyen más actividades y se va extendiendo a nuevos campos. Al principio, era un conjunto de ejercicios utilizados para corregir alguna debilidad, dificultad o discapacidad. Pero, hoy en día, ocupa un lugar destacado en la educación infantil, sobre todo en los primeros años de la infancia, ya que existe una gran interdependencia entre el desarrollo motor, el afectivo y el intelectual.

La psicomotricidad gruesa se refiere a todas las acciones que los niños realizan con todo su cuerpo, como: saltar, correr, girar… Para realizar estas acciones requieren el control de su cuerpo en relación a sí mismos y con el espacio y los objetos, así como la coordinación de las distintas extremidades del cuerpo

 

La teoría de Piaget afirma que la inteligencia se construye a partir de la actividad motriz de los niños. En los primeros años de vida, hasta los siete años aproximadamente, la educación del niño es psicomotriz. Todo, el conocimiento y el aprendizaje, se centra en la acción del niño sobre el medio, los demás y las experiencias, a través de su acción y movimiento.

Principios de la psicomotricidad infantil.

- Motivar la capacidad sensitiva a través de las sensaciones y relaciones entre el cuerpo y el exterior (el otro y las cosas).

- Cultivar la capacidad perceptiva a través del conocimiento de los movimientos y de la respuesta corporal.

- Organizar la capacidad de los movimientos representados o expresados a través de signos, símbolos, planos, y de la utilización de objetos reales e imaginarios.

- Hacer que los niños puedan descubrir y expresar sus capacidades, a través de la acción creativa y la expresión de la emoción.

- Ampliar y valorar la identidad propia y la autoestima dentro de la pluralidad grupal.

- Crear seguridad al expresarse a través de diversas formas como un ser valioso, único e irrepetible.

- Crear una conciencia y un respeto a la presencia y al espacio de los demás.

La Educación infantil es la primera etapa del sistema educativo y va dirigida a los niños y niñas de 0 a 6 años.

Su objetivo fundamental es estimular el desarrollo de todas las capacidades, tanto físicas como afectivas, intelectuales y sociales.

Tiene una función educativa, que viene dada por el conjunto de actitudes y acciones que los adultos llevan a cabo intencionadamente para favorecer el máximo 4 despliegue de las capacidades de los niños menores de seis años, con el fin de potenciar, para cada niño, el logro de un desarrollo personal tan pleno como le sea posible.

Para nuestro sistema educativo, la Educación infantil debe perseguir una doble finalidad:

 Aprovechar al máximo las posibilidades de desarrollo del niño o la niña, potenciándola y afianzándola a través de la acción educativa.

 Dotar a los niños y niñas de las competencias, destrezas, hábitos y actitudes que puedan facilitar su posterior adaptación a la Educación Primaria.

En el ámbito del desarrollo motor, la Educación Infantil se propone facilitar y afianzar los logros que posibilita la maduración referente al control del cuerpo.

En el ámbito cognitivo lingüístico, se propone facilitar el acceso a una representación adecuada de la realidad y el desarrollo del lenguaje como instrumento de comunicación y como medio de reflexión y planificación de la acción.

En el ámbito del equilibrio personal, así como de las relaciones interpersonales e integración social, se propone posibilitar el desarrollo de la individualidad, con el descubrimiento de la propia identidad y el fomento de la confianza a sí mismo.

A través de estos ámbitos de experiencia la Educación Infantil se propone como objetivo, desarrollar unos procesos de enseñanza y aprendizaje que capacieten al niño o a la niña para:

 Conocer, controlar y cuidar su cuerpo.

 Valerse por sí mismo para satisfacer sus necesidades básicas.

 Observar y explorar su entorno físico-natural más inmediato.

 Evocar y expresar diversos aspectos de la realidad.

 Utilizar el lenguaje oral correctamente para comprender y ser comprendido.

 Atender y apreciar formas de representación: música, plástica y corporal.

 Sentirse miembro y participar en los diversos grupos a los que pertenece.

 Apreciar y establecer vínculos de relación con los iguales y los adultos.

 Actuar en grupos de iguales articulando sus intereses y respetando a los demás.

 Conocer algunas características culturales propias de su comunidad.

 

 

El juego psicomotor

Hacia el primer año de vida el niño juega principalmente a juegos motores que simbolizan el proceso de separación del adulto. Se tienen el deseo de huir pero al 5 mismo tiempo la necesidad de ser cogido y de no estar solo, por eso a casi todos los niños generalmente, entre los 2 y 3 años les gusta jugar a ser perseguidos.

Cuando el niño avanza en seguridad, aparece la denominada explosión motora. Se juega a saltar, a caerse, a gritar, a girar, etc., les gusta experimentar con el equilibrio y el desequilibrio, subiendo y bajando rampas. Todas estas actividades van ayudando a definir el esquema corporal y ayudando a los procesos de lateralización de las funciones.

Coincidiendo con el inicio del juego simbólico, surgen los juegos que necesitan una cierta precisión, aparece la necesidad de poner en marcha las competencias del cuerpo, con el fin de experimentar la propia capacidad para realizar esas acciones.

Con el juego psicomotor se trabaja:

 La percepción: visual, auditiva, táctil, gustativa y olfativa.

 Es esquema corporal: estructura corporal, postura y equilibrio, respiración y relajación, lateralización de las funciones.

 El cuerpo en movimiento: coordinación dinámica, coordinación percerptiva, organización espacial y estructuración espacio-temporal, el ritmo.

 La expresión corporal.

!! Visita Woodgo,es Movimiento Libre !!

 


Älterer Post Neuerer Post


Hinterlasse einen Kommentar